¿Cómo cambiar el pañal a tu bebé?

Este proceso puede resultar más traumático de lo que en realidad es, sobre todo en aquellos padres que todavía no tienen mucha experiencia durante los primeros días en los que hay que hacerlo.

Ya te aseguramos que con el tiempo te convertirás en todo un experto a la hora de cambiar el pañal pero tienes que empezar poco a poco. Sigue los pasos que te indicamos a continuación y lo aprenderás de inmediato.

Una estupenda guía que puede servir perfectamente para nuevos padres.

serpadreprimerizo

Guía para saber cómo cambiar el pañal a tu bebé

Preparación inicial

Lo primero que vamos a hacer es lavarnos y secarnos las manos para crear un entorno limpio ya que vamos a estar en contacto con sus partes más íntimas.

Seleccionaremos un lugar adecuado para cambiarlo: muchos padres suelen utilizar la cuna o la propia cama de matrimonio. Eso sí, para evitar que se pueda producir cualquier tipo de accidente no deseado sería interesante colocar un cambiador o una toalla debajo. Además, también tenemos que tener preparado un nuevo pañal.

Necesitaremos una bolsa de plástico, toallitas y cremas especiales para prepararnos en el caso de que haya sufrido algún tipo de irritación.

Apertura

Fíjate en los laterales del pañal y verás unos cierres adhesivos que se encargan de sujetarlos. Para conseguir abrirlo tan solo tendrás que girarlos sobre sí mismo. Ten mucho cuidado de que estos accesorios no se adhieran a su vez a la piel del bebé porque luego costará de despegar siendo casi imposible hacerlo sin causarles daño.

Cuidado, todavía no debes de retirar el pañal.

Limpieza

Si descubres que ha hecho caca puede utilizar el propio pañal para limpiar una parte. En el caso de que sea varón debes utilizar una toallita para tapar el pene y así evitar que tenga contacto con la caca además de evitar salpicaduras involuntarias.

Ahora tendrás que hacer un juego de manos muy especial que conseguirás dominar con el paso del tiempo. Con una mano tienes que sujetar una pierna del bebé y elevarlo poco a poco para elevar sus nalgas. Con la otra mano utilizarás la toallita para eliminar cualquier resto de caquita que haya podido quedar.

cambiar-pañal-al-bebe

Retirando el pañal

Ahora sí que habrá llegado la hora de quitar el pañal sucio. Levanta todavía más al pequeño y retira con la otra mano el pañal; entonces dóblalo sobre sí mismo e introdúcelo en la bolsa de plástico; existen depósitos especiales para pañales en donde puedes llegar a guardarlos. Esta puede ser una buena opción ya que limitará la aparición de olores.

Asegúrate de que lo has limpiado bien y ya podrás ponerle el nuevo pañal.

Nuevo pañal

Has de seguir el proceso anterior pero a la inversa: levanta las piernas del bebé e introduce el pañal debajo. Ahora lo que tienes que hacer es doblarlo y sellarlo con las pletinas adhesivas que hemos visto antes.

¡Y ya estará listo de nuevo!

Alfombras infantiles y juveniles para decorar la habitacion de tu hijo

Todos los padres intentan decorar el cuarto de sus hijos, para que sea lo más cómodo y confortable posible. Pero, en ocasiones, no suelen tener en cuenta las ventajas de un artículo, que no sólo aporta un toque especial a la habitación, sino que la hace más segura, como son las alfombras infantiles y juveniles, siendo una de sus funciones principales, la de que no resbalen los niños, y evitar así que se lesionen.Las alfombras infantiles son aquellas que se diseñan para que los más pequeños puedan jugar con ellas, al tener dibujos en su interior con formas y colores muy intensos, que les ayuda además a desarrollar su inteligencia, y para que se encuentren lo más a gusto posible, intentando que éstas sean suaves, para que no se hagan daño en la piel, y de un material resistente, para que pueda aguantar un tiempo considerable; son además de fácil mantenimiento y lavado.Como nos explicaron en Zuri aDeco,  las alfombras infantiles e juveniles no solo sirven para decorar, sino para hacer un poco mas feliz a nuestro ser mas  querido.

alfombra infantil

Las alfombras juveniles, por su parte, suelen tener una función distinta. No se busca tanto, que éstas sean un juego, sino que decoren de una forma especial la habitación, muy relacionadas con la personalidad de los adolescentes, que piden que éstas sean modernas y alejadas de ese mundo infantil, que ya van dejando atrás. Por ello, suelen tener forma de bandera, o con dibujos juveniles de todo tipo en su interior, como guitarras, la cara de alguna artista, cantante o deportista, alguna película de cine, pero siempre buscando un diseño desenfadado y simpático.

Respecto a los modelos de estas alfombras, tanto infantil como juvenil, pueden seguir un tipo clásico y tradicional, normalmente con colores azules y blanco, si es un niño, y rosa, si es una niña, o más moderno con diferentes opciones y formas. Son muy diversas, ya que pueden ser de diseño y a medida, con motivos contemporáneos, siendo auténticas obras de arte, o alfombras más usuales, como todas aquellas que sirven para estimular, o que contienen un dibujo infantil, o el nombre del niño, siendo muy variadas en su textura y color.

alfombra juvenil
En cuanto, al material que se utiliza en estas alfombras suele ser el algodón, la lana, con texturas orgánicas, acrílicas, de piel artificial, plástico o vinilo, y que pueden ser tejidas a mano o manufacturadas.En definitiva, son un complemento decorativo que puede dar una personalidad y un carácter muy concreto a la habitación de nuestros hijos, y que les ayudará a crecer en un entorno y un ambiente en el que puedan disfrutar y pasar buenos momentos.

Sillas de coche

La importancia de las sillas de coche para niños se hace patente cuando sabemos que los accidentes de tráfico son la primera causa de mortalidad entre menores de 14 años en España y se confirma, según la DGT, que el 40% de esos niños no estaban convenientemente sujetos a sus asientos. Su uso se hace imprescindible al ser especialmente vulnerables ante cualquier impacto o frenazo brusco.

Sillas de coche varias
Pero, además, las sillas de coche y sistemas de retención infantil son de utilización obligatoria hasta que el niño cumpla los 12 años de edad, o mida más de 1,35 metros de estatura. Algo lógico, si pensamos que, según estudios especializados, su uso reduce hasta un 90% el riesgo de lesiones en caso de accidente.
Si estas interesado en alguna silla de coche puedes comprar aqui.

Los sistemas de seguridad se clasifican según edad y, sobre todo, peso, en cinco grupos (0, 0+, I, II y III), desde los pasajeros más pequeños, hasta el límite de los 36 kilogramos o 1,35 de altura. Los grupos 0 y 0+ se destinan a los pasajeros más pequeños, desde recién nacidos hasta los 13 kilogramos y puede tratarse de un capazo si no supera los 10 kg o de una sillita con arneses que se colocará siempre en sentido contrario a la marcha y nunca en un asiento con airbag frontal activado.

Los niños de entre 9 y 18 kilogramos ocuparán sillas del grupo I, que les sujetan con un arnés de seguridad, mientras que, para el grupo II (de 15 a 25 kg.) suelen tratarse de cojines elevadores con respaldo y para el grupo III (hasta los 36 kg.) simplemente elevadores, que permiten que se abroche el cinturón de seguridad del vehículo de forma segura, pasando por su esternón y clavícula y no por el cuello.

Sillas de coche ejemplo
Al colocar sillas de coche en el vehículo, aparte de seguir sus instrucciones de instalación, hay que tener en cuenta algunas cuestiones. La primera sería el sistema de fijación, ya sea el clásico, que utiliza como fijación los cinturones de seguridad del propio coche, o el sistema Isofix. Éste último está basado en tres puntos de anclaje. Es más seguro, pero el vehículo debe venir ya preparado. La silla debe quedar bien ajustada al anclaje, evitando que ni arneses ni cinturón queden retorcidos u holgados.

Al ser más seguros los dispositivos de espaldas a la marcha, es conveniente retrasar al máximo el cambio de silla al otro sistema. El niño debe ocupar los asientos traseros y si se trata del asiento central, mucho mejor. El cabezal de la silla debe mantenerse a la altura correcta y la cabeza del niño no debe asomar por encima del respaldo de la silla.