Sillas de coche

La importancia de las sillas de coche para niños se hace patente cuando sabemos que los accidentes de tráfico son la primera causa de mortalidad entre menores de 14 años en España y se confirma, según la DGT, que el 40% de esos niños no estaban convenientemente sujetos a sus asientos. Su uso se hace imprescindible al ser especialmente vulnerables ante cualquier impacto o frenazo brusco.

Sillas de coche varias
Pero, además, las sillas de coche y sistemas de retención infantil son de utilización obligatoria hasta que el niño cumpla los 12 años de edad, o mida más de 1,35 metros de estatura. Algo lógico, si pensamos que, según estudios especializados, su uso reduce hasta un 90% el riesgo de lesiones en caso de accidente.
Si estas interesado en alguna silla de coche puedes comprar aqui.

Los sistemas de seguridad se clasifican según edad y, sobre todo, peso, en cinco grupos (0, 0+, I, II y III), desde los pasajeros más pequeños, hasta el límite de los 36 kilogramos o 1,35 de altura. Los grupos 0 y 0+ se destinan a los pasajeros más pequeños, desde recién nacidos hasta los 13 kilogramos y puede tratarse de un capazo si no supera los 10 kg o de una sillita con arneses que se colocará siempre en sentido contrario a la marcha y nunca en un asiento con airbag frontal activado.

Los niños de entre 9 y 18 kilogramos ocuparán sillas del grupo I, que les sujetan con un arnés de seguridad, mientras que, para el grupo II (de 15 a 25 kg.) suelen tratarse de cojines elevadores con respaldo y para el grupo III (hasta los 36 kg.) simplemente elevadores, que permiten que se abroche el cinturón de seguridad del vehículo de forma segura, pasando por su esternón y clavícula y no por el cuello.

Sillas de coche ejemplo
Al colocar sillas de coche en el vehículo, aparte de seguir sus instrucciones de instalación, hay que tener en cuenta algunas cuestiones. La primera sería el sistema de fijación, ya sea el clásico, que utiliza como fijación los cinturones de seguridad del propio coche, o el sistema Isofix. Éste último está basado en tres puntos de anclaje. Es más seguro, pero el vehículo debe venir ya preparado. La silla debe quedar bien ajustada al anclaje, evitando que ni arneses ni cinturón queden retorcidos u holgados.

Al ser más seguros los dispositivos de espaldas a la marcha, es conveniente retrasar al máximo el cambio de silla al otro sistema. El niño debe ocupar los asientos traseros y si se trata del asiento central, mucho mejor. El cabezal de la silla debe mantenerse a la altura correcta y la cabeza del niño no debe asomar por encima del respaldo de la silla.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s